gallery/media3_facebook

José María Calvo

Andrés Neuman sale de la tranquilidad de la provincia en busca de un mejor destino para su vida. Gabriel, su primo, lo aloja y lo ayuda a establecerse.

Los días pasan. Andrés deambula, trabaja y respira, pero las sombras están presentes como si la oscuridad y el aislamiento fueran un nutriente y él, una planta de invernadero.

Jessica, su esposa… ¿qué pasó con ella y el hijo que llevaba en su vientre?

¿Acaso no alcanzó el cementerio para apagarlo todo?

 

Joaquín es médico psiquiatra; Andrés lo conoce en el bar donde trabaja como ayudante. Limpiar mesas, baños, trapear pisos, acarrear mercaderías: un caos que elige para escabullirse de otro. Hasta que incluso eso llegó a su fin; entonces, Joaquín le ofrece trabajar como casero en una vivienda cerca de la Av. 14, en la salida del kilómetro 26 de la autopista Buenos Aires – La Plata.

 

Un mes después empuñaría un arma y cambiaría el destino de cuatro personas.

Andrés no debe recordar para no dar respuestas a sus preguntas…

 

 –La ciudad del vidrio –dijo Andrés, rescatando una frase que el psiquiatra había usado cuando comenzó la charla.

 –La Capital Nacional del vidrio –corrigió orgulloso Joaquín, y sonrió.

 

 

Kilómetro 26

Un novela de suspenso en las calles de Berazategui
gallery/cartel libros 2
www.000webhost.com